"Ha caído, ha caído Babilonia"

Por: Jorge Ruben Ortiz Vega - (Alumno de los CTB, Lima, Agosto 2020)


La Gran Babilonia (Ap.14:8) o la Gran Ramera (Ap.17:5) es la representación de la ciudad de los hombres “el mundo” en todo el periodo de la Iglesia. Esto en contraposición frente a la “Ciudad Santa” (Ap.11:2) o la “mujer vestida del sol” (Ap.12:1), es decir la ciudad de Dios, o de los hombres de Dios “la Iglesia”.


No debe interpretarse como una ciudad literal, o bien como un resurgimiento de la antigua Babilonia, ya que según las Escrituras fue destruida para nunca más ser reconstruida (Je 50:39-40), ni tampoco limitarnos solo a la Roma de época temprana de la Iglesia, aunque la misma es llamada como Babilonia (1 de Pedro 5:13). Sino que este espíritu maligno de Babilonia fue el mismo espíritu que abrazó Roma y que lo abrazarían otras numerosas que surgen “en el mundo como el centro destrucción” (Hendriksen p.257, citado por Barnes p.20).


Algunas características de esta ciudad son: Es el reino de la bestia (Ap.16:10,17:3), una ciudad con alcance imperial (Ap.17:9,15), se relaciona y seduce a reyes y a los moradores de la tierra (Ap.17:2), se adorna de lujos(Ap.17:4) “intenta imitar a la belleza de la esposa del cordero”, es decir a la iglesia, participa en toda clase de abominaciones e idolatría y promociona o mercadea esas abominaciones (Ap.17:5,18:11), y aunque persigue a los santos y los martiriza (18:24), será humillada, abandonada y repudiada por la bestia y los reyes de la tierra (Ap.17:10) para finalmente ser destruida junto con la bestia y sus seguidores (Ap.18:2,10,19-21).


Aunque en su tiempo representó Roma “Todo lo que Babilonia significaba en las páginas del Antiguo Testamento, recaía en el Imperio Romano”, esta Babilonia es el Espíritu de Babel de la gente endiosada” (Grau-p.219) con la que tiene que lidiar la Iglesia hasta la segunda venida de su Señor. Por lo tanto, la Iglesia debe estar firme y considerar que:


1.-Tendrá que lidiar por un lado con la “tentación de la gran ramera”, pero por otro, con el martirio de no seguirla y oponerse a su seducción hasta su eminente caída. (Ap.18:2)

2.-Huir del engaño de las riquezas del mundo y su gloria, que traen solo desolación y muerte. (Ap.18:2,1 Juan 2:15-16)

3.- Que Babilonia, aunque por un tiempo es alabada por el mundo y los reyes del mundo, es aborrecida por el Señor de señores, quien hará que aún los hombres la aborrezcan también para su humillación (Ap.17:12-13) “hasta la ira de los hombres conduce a la alabanza de Dios… Dios no pierde el control nunca de los actos humanos. Dios hace que todas las cosas contribuyan a bien”. (Barcklay)

4.-Recordar que al final toda gloria de este mundo es temporal, y cae con violencia (Ap.18:20-21), más solo la Palabra de Dios vive y permanece para siempre. (1 de Pedro 1:24-26)

5.-Y cuando es atribulada no debe buscar su propia venganza, pero si puede clamar a Dios y encontrar consuelo y alegría en la venganza de su Señor. (Ap.18:20)

6.-Finalmente, La Iglesia mientras resiste y espera en Cristo puede reconfortarse en que Dios tarde o temprano castigará (Ap.16:19,18:8) y dará a cada uno conforme a sus pecados (Ap.18:6), “Ha caído, ha caído Babilonia”. (Ap.14:8)



“Tantos imperios que parecían invencibles han caído,

de una manera tan cruel,

a ruinas de su historia e ingratos consigo mismos.

Y dónde alguna vez fueron el mayor pueblo conocido,

hoy son ya parte de un recuerdo,

casi del olvido’’.


89 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo