Jesús correcto, Trinidad Correcta, Adoración Verdadera

Por: Jesús Delgado Ogli (Alumno de los CTB, Arequipa, Julio 2020)



En un intento por querer desvirtuar y eliminar la divinidad de la persona de Jesús en esta era moderna se abrió el debate acerca de la existencia de un Jesús histórico, que es distinto al descrito en la Escritura, ya que el Cristo de los Evangelios vendría a ser el retrato de un Jesús dogmático o un Jesús de la fe, el cual sería el resultado de una imagen idealizada generada por la admiración de los discípulos. Alguien podría considerar esto irrelevante y digno de ser pasado por alto, pero aunque las blasfemias y ataques en contra de la persona de Cristo no son materia nueva, la raíz de este mal es que apunta directamente a socavar la médula misma de nuestra fe. Y es que alterar algún detalle de la persona, veracidad histórica, humanidad o divinidad de Cristo distorsiona el Evangelio. Bien lo expresa El Credo de San Atanasio:

“Todo el que quiera salvarse, debe ante todo mantener la Fe católica (universal). El que no guardare ésta Fe íntegra y pura, sin duda perecerá eternamente.”

La importancia de creer en el Jesús bíblicamente correcto radica en que, de no hacerlo, nos habríamos creado nuestro propio ídolo. Si no creemos íntegra y puramente en el Cristo de las Escrituras, sin duda pereceremos eternamente. Y alguno dirá: ¿Pero cómo saber si estoy 100% en lo correcto? Si el Señor nos ha llamado, tenemos una promesa: “Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad,...” Juan 16:13 (LBLA)


Y esa Verdad es el Cristo completo, sin manchas ni variaciones, que se expresa en las Escrituras. Por lo tanto, como individuos y como iglesia, debemos apegarnos firmemente a lo que la Palabra nos muestra acerca de la persona de Cristo, y no solo de Cristo, sino también de las tres personas de la Trinidad.

¿Cómo podríamos dirigir oraciones, clamar, alabar y adorar a un Dios Trino que realmente no conocemos? Desconocerle es no adorarle. Muchas personas hoy en día dicen estar adorando a Dios pero sin realmente conocerle. Debemos recordar que en el juicio final, muchos llamarán a Jesús Señor, y expondrán lo que ellos consideraban actos de adoración, pero Cristo les dirá: “Jamás os conocí; apartaos de mí..”Mt.7:23 (LBLA) Las buenas intenciones no bastarán cuando Cristo vuelva; Él demanda que nuestra adoración sea “en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren.” Jn.4:23 (LBLA)

La única forma de expresar nuestra verdadera fe trinitaria es derramando todo nuestro ser en adoración, pero no de manera irracional, sino enfocados en conocerle conforme a la Verdad Bíblica del carácter, atributos y economía del Dios Trino porque “esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” Jn.17:3 (LBLA) Fuera de esto, no hay fe, no hay vida eterna y mucho menos habrá adoración.

¡Gracia y paz de nuestro Señor!


254 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo